Proyecto Anual de Musicoterapia PDF Imprimir E-mail
Actividades y Novedades - Actividades

Fundamentación:


El Proyecto de Musicoterapia que se desarrolla a contuación pretende incluir y abordara a toda la población del Hogar y C.E.T. San Francisco de la Loma, por medio de diferentes experiencias que colaboren en el tratamiento de los pacientes.

La Musicoterapia consiste en el uso de la música y/o sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapetura, con un paciente o grupo de pacientes, en el proceso diseñado para facilitar y promover la comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, con el fin de lograr cambios y satisfacer necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas (Federación Mundial de Musicoterapia, 1996)

Se determina como el fin último de la disciplina: descubrir potenciales y/o restituir funciones del individuo para que éste alcance una mejor organización nitra y/o interpersonal y consecuentemente, una mejor calidad de vida a través de la prevención y rehabilitación en su tratamiento.

"La Musicoterapia es un proceso constructivo en el cual el terapeuta ayuda al paciente a mejorar, mantener o restaurar un estado de bienestar utilizado como fuerza dinámica de cambio las experiencias musicales y las relaciones que se desarrollan a través de ésta" (Bruscia, 1999, p.7)

Las experiencias realizadas en los talleres podrán ser tanto activas como receptivas, entendiendo como activas a aquellas en las cuales el paciente es quien realiza una producción sonora o musical, a diferencia de la receptiva en donde esta producción queda en manos del Musicoterapeuta y el paciente es quien recibe el estímulo.

Dependiendo de las características del grupo a trabajar, las particularidades de sus integrantes, sus necesidades y posibilidades, se utilizan diversas experiencias musicales, seleccionadas específicamente para alcanzar objetivos en relación a aspectos cognitivos, psicosociales, motores, expresivos, etc.


Queremos aclarar que compartimos una concepción de sujeto como una unidad bio-psico-social, en la cual la actuación sobre cualquiera de los aspectos tiene repercusión directa sobre los otros. En este proyecto acordamos separar distintos ejes sólo con un fin organizativo.

Con respecto al ASPECTO SENSORIO - MOTRIZ podemos decir que es el campo de la expresión y desenvolvimiento del cuerpo. En este eje se trabaja sobre el esquema corporal y la imagen de sí mismo (posturas, miradas, gestos, uso del espacio, el cuerpo como contienen de la emotividad) la voz como elemento del cuerpo, la cual contiene elementos simbólicos y expresivos.

Para un niño con discapacidad es difícil adecuar un movimiento a una imagen auditiva. Todo movimiento se ejecuta según el ritmo: la desarmonía que presentan en sus movimientos corporales yen su palabra se debe a que hay que desarrollar en ellos el sentido rítmico. Es por eso que deben ordenar primero su propio ritmo para adecuarlo después a los que están afuera de él.

 

 

Dentro de los aspectos motores la música se puede utilizar de dos diferentes formas:


-Por un lado el "movimiento con la música" donde se "utiliza la música como un acompañamiento para guiar y estructurar las actividades motoras" (Thaut, Davis, Gfeller, 2000, p. 164), considerando la capacidad del cerebro para sincronizar rítmicamente con la música que mantiene cierta regularidad en el tiempo. De esta forma se puede utilizar a la música, de manera receptiva para favorecer la relajación, el movimiento asistido y como colaboración al tratamiento kinésico, también se utiliza para lograr la anticipación del movimiento en estos casos.

-Por otro lado, las técnicas de "movimiento a través de la música", utilizan la ejecución instrumental o vocal para favorecer el desarrollo de la motricidad, la planificación motriz y nociones espaciales.

"Los sonidos activan el Sistema Nervioso Central y como consecuencia se provocan movimientos" (Federico, 2007, p. 66)

Dentro de los ASPECTOS COGNITIVOS podemos señalar que la música es una función altamente compleja para el cerebro humano y necesaria para el desarrollo. Al escuchar o producir música se activan diferentes zonas del cerebro a la vez, para poder procesar os elementos de la misma (melodía, ritmo, armonía, timbre, intensidad, tempo, etc). A partir de las experiencias musicales se fomenta la senso-percepción, la planificación motriz, atención, memoria, praxis, gnosis, lenguaje.
Las funciones cognitivas son aquellas que contribuyen al desenvolvimiento activo del sujeto frente a la realidad. Estas funciones son fuentes productoras de formas, que hacen a la construcción subjetiva del paciente. Las funciones como la memoria, la atención, praxis, diferenciación, simbolización, selección, asociación, combinación, se hallan alteradas, y es a través de las intervenciones musicoterapéuticas es que buscaremos compensarlas, restaurarlas, o mejorarlas, con el fin de fortalecer el yo, la autoestima, la autonomía, y así la calidad de vida del paciente.

"La música y la ejecución musical, permiten mantener los circuitos cerebrales activos, las células neutrales pueden reconocerse entre sí o con otros circuitos, o incluso formar nuevos circuitos"
(Lichtensztein, 2009, p. 27)

Dentro de los ASPECTOS AFECTIVOS Y PSICO-SOCIALES, se debe considerar que la música es una vía privilegiada para la expresión de sentimientos, deseos, sensaciones. A su vez, permite la integración de las personas al grupo, a partir de las múltiples identificaciones que los pacientes realizan con la misma. A partir de la ejecución y la escucha se fomenta un mayor registro de sí mismo y del otro, el aprendizaje de habilidades sociales, la variabilidad de roles, el desarrollo de la creatividad, etc.

La emotividad (o afectividad) está directamente relacionada con la cantidad de energía que va en un impulso sonoro y con la cualidad sonora. En este plano se pueden visualizar los destinos del afecto.

"Las reacciones de niño diminuidos ante la música se manifiestan del mismo modo que en los niños normales, salvando desde luego las distancias impuestas por sus limitaciones físicas o mentales. Pero aún cuando sean inarticulados o lisiados, se puede observar el brillo de sus ojos, la expresión de su rostro, su postura, la posición de sus manos, su silencio o sus palabras, su tensión o relajación, y en muchos otros signos de placer, disgusto, excitación o gozo que pueden ser advertidos e interpretados por un observador experimentado." (Alvin, 1965, p. 30)

 

 

Como ejemplos del uso de la Musicoterapia en pacientes especiales podemos destacar los siguientes:

 

  • En pacientes con compromiso motor, la música puede ser un estímulo facilitador del movimiento voluntario, puede colaborar en la anticipación del mismo, contribuir en las nociones de especialidad, mejorar las representaciones sobre el propio cuerpo.

 

  • En pacientes con compromiso mental, las actividades musicales favorecen el desarrollo de funciones como la atención, memoria, y funciones ejecutivas superiores, que proporcionarán mayores recursos para una mejor conexión con el entorno.

 

  • En pacientes con autismo se busca poder llegar a mayores niveles de interacción dentro de la experiencia musical con el terapeuta para luego poder llevar esta experiencia a otras áreas de su vida. A partir del uso de instrumentos musicales y del uso del cuerpo como productor del sonido, se fomenta un mejor reconocimiento de si mismo, sus propios límites, el reconocimiento del otro, se fomenta el movimiento intencional y nociones casuales.

 

  • En pacientes de estructura psicótica la música puede brindar una organización que le permita el encuentro con los propios modos expresivos-receptivos, el posicionamiento en diferentes roles y la apertura hacia mayores niveles de simbolización.

 

La música es una experiencia que puede favorecer el encuentro con el otro y es a partir de ese encuentro que se construye cierta noción de sí mismo.

 

 

OBJETIVO GENERAL:

Fomentar la interacción de los pacientes con el entorno, personas y objetos, favoreciendo a su vez el registro de si mismo.

 

 

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

Dentro del eje cognitivo:

 

  • Favorecer la restauración, compensación y sustitución de funciones cognitivas (atención, memoria, gnosis, praxis, etc.)
  • Favorecer la conexión e interacción con el entorno inmediato a partir de experiencias sensorio-motrices.
  • Fomentar el registro de sí mismo a partir de las experiencias sensorio-motrices.
  • Fomentar el desarrollo de nociones espacio-temporales
  • Fomentar el desarrollo de nociones causales
  • Favorecer la planificación motriz y el movimiento internacional.

 

Dentro del eje psico - social - afectivo - expresivo:

 

  • Fomentar la interacción del paciente con el terapeuta y los miembros del grupo.
  • Favorecer la expresión en todas sus formas.
  • Brindar una estructura que permita el despliegue de diferentes modos expresivos, y la apertura de canales de comunicación.
  • Favorecer la búsqueda de la singularidad dentro de la dinámica grupal, reconociendo los modos propios que permitan entrar en interacción con lo demás.
  • Fomentar la inserción de los pacientes en la sociedad a través de salidas relacionadas a las actividades realizadas en el taller, ya sean salidas didácticas o para exponer sus propias producciones.
  • Realizar junto con el paciente experiencias creadoras que ayuden a mejorar su autoestima.
  • Que logren tener mayor conciencia de si mismo, de las propias emociones, y de la expresión.
  • Que logren tener otro posicionamiento, siendo dueños de su propia producción, a través de actividades musicoterapéuticas, como la improvisación.

 

Eje sensorio-motriz:

  • Introducir la relajación muscular en pacientes hipertónicos a través de Musicoterpia receptiva.
  • Estimular el control motor a través de la manipulación de instrumentos musicales y/o sonoros.
  • Favorecer la anticipación del movimiento a partir de la asociación entre éste y el sonido.
  • Favorecer a través de actividades corporales, con música la motricidad, el movimiento, la mirada, la diferenciación entre el espacio propio y el ajeno, y la interacción social.
  • Estimular la movilidad, la coordinación, el control físico, y emocional, la vocalización y las rigideces del paciente.
  • Desarrollar en los pacientes el sentido rítmico.



Considerando los aspectos antes señalados, se propiciará desde las experiencias musicales la mayor interacción de las personas con el entorno. Se señalarán a continuación las formas de intervención que se utilizarán de los objetivos antes descriptos.

 

AddThis Social Bookmark Button